El blog oficial de Tania A. Santos

miércoles, 13 de diciembre de 2017

¿Te comprarías este lector electrónico? | Letras de Tania




Un día del año 2014 andaba en el cine, viendo la cartelera y dudando acerca de qué película ver, cuando apareció frente a mí el cartel de la película conocida en los cines de México como "Está detrás de ti", y en inglés "It follows". 

Me encantó, porque despertó muchas ideas y reflexiones, aún después de haber salido de la sala. Tiene una trama interesante y un guión excepcional, pero creo que lo que más resaltó a la vista en esta peculiar película fue que a pesar de que parece ambientada en los años ochenta, una de las chicas de nombre Yara carga consigo a todos lados un lector electrónico con forma de almeja de mar. Al ser los lectores electrónicos una tecnología relativamente reciente, esto sacar a teorizar, y luego a reafirmar que se trata más de una película con intenciones anacrónicas, para que pareciera intencionalmente que no había un tiempo ni un espacio exactos en donde pudiéramos colocarla con nuestras teorías. 

Fuera de si se trata de un recurso colocado a propósito, el lector electrónico en sí tiene una apariencia curiosa que me hizo investigar en cuanto salí del cine, si realmente existía un producto como ese y por supuesto, si podía conseguir uno para mí. 

El eterno debate libro físico-electrónico no viene al caso porque en lo personal, me fascina poder tener acceso a la lectura desde prácticamente cualquier soporte. Si son libros inalcanzables de manera física, no me molesta en lo más mínimo adquirir un libro electrónico si con ello cumplo mi objetivo de poder disfrutarlo. Es por ello que valoré la "practicidad" de este dispositivo presentado en la película y me obsesionaba un poco la idea de poder cargar mis libros a todos lados en un aparato de tan curiosa forma y color. Tengo que aclarar que soy fanática de los moluscos y almejas, sobre todo en ilustraciones o de aquellos que puedes descubrir de vez en cuando al caminar por una playa, o al acercarte a la zonas aledañas de compras, donde siempre he podido encontrar y disfrutar de la peculiar forma y belleza de estos objetos tan cercanos al mar y a la naturaleza. 

¿Les gustaría poder leer desde un dispositivo así?

Por desgracia, este pequeño y peculiar lector no existe en la realidad, y esto lo dijo el director en una entrevista. En realidad, decidió que valía la pena convertir un estuche de maquillaje de los años 50's en un lector electrónico para la película en aras de hacerla parecer un sueño, y de esta forma lograr el efecto de que no se pudiera catalogar en ninguna época específica. 

Sin duda logró su cometido, aunque a costa de mi fantasía de haber adquirido en un futuro cercano un lector electrónico tan lindo. Tendré que seguir leyendo de las maneras vigentes hasta ahora, o al menos, hasta que alguien tome esta idea y la venda. Me pregunto si alguien además de mí la compraría... 

¿Qué hay de ti? 
¿Te gustaría tener un lector electrónico como este? 
Cuéntame tu opinión en los comentarios. 

¡Nos leemos pronto!

Tania S.

2 comentarios:

  1. Creo que yo también quisiera uno así, se ve de un chulo.

    ResponderEliminar
  2. Yo uso el kindle, hace unos años buscaba como loco algún ereader que fuera del tamaño de un celular (por aquello de que es más fácil el manejo por el tamaño). Pero solo encontré algunos que fueron lanzados en Europa y estaban descontinuados, o salía muy caro el envió. Entonces, nada, aquí sigo con el de toda la vida.

    ResponderEliminar